• (+52) 55 5528 3600
Que tipo de pruebas hay para COVID-19 o Coronavirus en México?

Ante el avance de la epidemia por COVID-19, la necesidad de aplicar pruebas de diagnóstico en la población, se vuelve una prioridad. 

Para diagnosticar coronavirus en una persona en particular, es necesario realizar una prueba que idealmente diagnostique correctamente a toda la población sana y enferma.

Que tipo de pruebas hay para COVID-19 o Coronavirus en México?

Ante el avance de la epidemia por COVID-19, la necesidad de aplicar pruebas de diagnóstico en la población, se vuelve una prioridad. 

Para diagnosticar coronavirus en una persona en particular, es necesario realizar una prueba que idealmente diagnostique correctamente a toda la población sana y enferma.

Por lo anterior, es necesario considerar:

  •  La prevalencia de la enfermedad, concepto que se refiere al porcentaje de personas afectadas por el virus en una población.
  • Cuanto mayor es la sensibilidad de una prueba, más enfermos serán diagnosticados adecuadamente y la tasa de falsos negativos será menor.
  • Cuanto mayor es la especificidad de la prueba, más sanos serán diagnosticados adecuadamente, con lo que la tasa de falsos positivos será menor.

La ya conocida prueba molecular PCR, recomendada por la OMS, es aquélla que se realiza obteniendo una muestra con un hisopo que se introduce por la nariz. Ésta es la prueba más segura conocida hasta ahora, aunque su proceso es lento y se requiere un laboratorio especializado para su realización, es mucho más confiable, pues este tipo de pruebas tienen un 99% de sensitividad y de 99% de especificidad, por lo que son muy exactas.

La PCR es una técnica muy común que ha sido (y es) utilizada en investigación y diagnóstico durante los últimos 30 años para detectar información genética. La RT-PCR es una versión de esta técnica para  detectar la presencia de ARN. Actualmente, esta técnica se está utilizando como prueba para detectar  la presencia del virus SARS-CoV-2. Este tipo de prueba se ha utilizado con frecuencia como prueba de primera línea para COVID-19, ya que prueba directamente la presencia del ARN del virus.

Falsos negativos: Pueden aparecer si:

  • La toma de la muestra es inadecuada (cantidad escasa).  
  • El transporte es inadecuado (no se mantiene la cadena de frío) o con retraso.  
  • Hay errores pre-analíticos (mal etiquetado de la muestra). 
  • Hay poca eliminación de virus por el paciente por el estadio del proceso (asintomático, presintomático o post sintomático) o por la gravedad del mismo. 

Falsos positivos: Pueden aparecer si:

  • Hay error preanalítico en el etiquetado de la muestra a lo largo del proceso.
  • Contaminación cruzada entre muestras durante el procesamiento.

Las pruebas serológicas, se realizan mediante una muestra de sangre, denominadas comúnmente como pruebas rápidas, detectan inmunoglobulinas IgG/IgM, aunque han sido bastante polémicas porque no son tan confiables como las PCR.  Muestran una sensibilidad total de 88.66% y especificidad de 90.63%, por lo que hay más probabilidades de obtener falsos positivos, provocando que las personas acudan a unidades hospitalarias en un ambiente ya saturado.

 A diferencia de la prueba molecular, que analiza secreciones, como la mucosa, estas pruebas analizan la sangre para saber si se han producido anticuerpos en el organismo. Son significativamente más baratas que las pruebas moleculares.

“Las llamadas tiras reactivas, dispositivos de plástico de baja tecnología están encaminadas a detectar no al virus y a su material genético, sino a la respuesta inmune del cuerpo humano ante el virus. Esto es: detecta los anticuerpos”, explicó la Secretaría de Salud.

Son muy similares a las conocidas pruebas de embarazo. El mayor problema con las pruebas serológicas es que el organismo, según el sistema inmunológico de cada persona, puede tardar hasta 10 días en producir anticuerpos contra el virus, por lo que estos exámenes podrían detectar anticuerpos de infecciones pasadas o recientes y no determinar si corresponden al nuevo coronavirus o otros tipos de coronavirus.

Ventajas:

  • Los ensayos de flujo lateral son extremadamente rápidos, aportan resultados rápidos.
  • Permiten el muestreo no invasivo para detectar la presencia del virus.

Limitaciones:

  • La precisión en el diagnóstico de coronavirus es limitada.
  • Hasta ahora, los kits de flujo lateral disponibles solo pueden determinar si un paciente ha sido infectado en algún momento con COVID-19. Se requieren más pruebas para verificar si un paciente está actualmente infectado.

López-Gatell, anunció que se prepara un informe de inmunidad sobre una población a la que se le han aplicado pruebas serológicas. El tiempo es apremiante, las instituciones y fabricantes de dispositivos médicos, trabajan para mantener la confianza de la población.

Estas pruebas pueden ser complementarias para los pacientes. Ya que una prueba rápida ayuda a determinar si se han generado anticuerpos pero es muy probable que se requiera una prueba molecular para confirmar. Hasta ahora, la prueba más confiable es la prueba molecular.